domingo, 30 de marzo de 2014

Cal y Sarmiento

Por fin, por fin saco un tiempo para escribir, siento haber abandonado el blog durante este tiempo,porque intento ser constante,aunque, siempre me sale algo que tenga que hacer...

Bueno, a lo que iba, no he tenido tiempo para publicar algo nuevo, pero si me he pasado por los comentarios y los he contestado, que aunque quizá no lo parezca, lo hago siempre.
No he podido escribir porque he estado liada con muchas cosas, entre ellas, por el concurso literario de Cal y Sarmiento, al que me presento, y del que he tenido que acabar la historia, que se me acababa el plazo (el 31 de marzo), con lo cual si os digo que no he cogido el ordenador, mentiría, pues he estado escribiéndola, y ya, por fin, Ayla y el Sexto Reino está finalizada...

Ya comentaré como quedo en el concurso, del que os hago una especie de resumen.
Los departamentos de Lengua castellana y literatura de Educación Secundaria de los institutos de mi pueblo convocan la XXXI edición del concurso literario Cal y Sarmiento.
Se incluyen dos modalidades: prosa (cuento o relato breve) y poesía (yo solo participo en el de prosa...).
La extensión mínima era de 3 folios por una sola cara (a esto de que yo he echo unos 12...), con letra Times New Roman y de tamaño 12.
El tema era de libre elección y los premios son (en mi caso: primer ciclo), el premio especial de prosa, al mejor trabajo de los presentados (como que ahí mi nombre no estará...), el primer premio de primer ciclo 40€ y el segundo premio de primer ciclo 20€.

Y esto es todo sobre el concurso que os pudiese interesar, también quiero aclarar que el relato que presento no será exactamente la misma historia de aquí, así que si por algo ganara (ojalá...) la publicarían en la web de mi instituto, y si alguien la viese, sería bastante distinta.

Aprovecho esta entrada para decir que el capítulo 4 no se hará de esperar y dentro de unas horas lo publicaré, y que si os habéis fijado, he cambiado un poco el diseño y he añadido una página con los capítulos para que podáis acceder más fácilmente.

Comento que también estamos a punto de llegar a las 1000 visitas O.O
Me emociono... JAJAJA *.*

Y bueno, me parece que esto es todo, así pues acabo dejándoos una canción que he estado escuchando mientras escribía esto... (ya sé que esta MUY pasada de moda, pero no me acabo de cansar de esta canción..., con ustedes Olly Murs y Flo Rida con Troublemaker)

Besos:
-Pat-




PD. Como comprobáis, tengo para la música una gran diversidad de estilos, espero que con alguno acierte y os guste... :)

viernes, 21 de marzo de 2014

Capítulo 3

HOLA, lo siento, lo siento, lo siento, lo sientooooo...
Ya sabéis supongo, que me retrasé lo suyo con la fecha de publicación, pero lo reconozco y podéis matarme (aunque espero que NO lo hagáis ya que tengo que seguir con la historia...), bueno, si queréis hacerlo con vuestros comentarios, os dejaré (POR FAVOR NO LO HAGÁIS) pero lo aguantaré (NO PODRÉ SOPORTARLO) y seré fuerte (MENTIRA).
En fin, ya me he disculpado (quizás no lo necesario...) y os dejo el tercer capítulo, que sepáis que no os he abandonado solo que he estado muy ocupada y me han surgido cosas importantes, ahora que aprobecho para decir que el sábado no estaré (o sea mañana...), pero intentaré leer los comentarios lo más pronto posible (QUE ESPERO QUE HAYA) y ya, ya, ya, os traigo el capítulo.
Besos:
-Pat-

Lentamente abrí los ojos, que parecían pesar como el doble de lo que eran, y enseguida los volví a cerrar, pues ya era bien entrado el día por lo que daba a entender la luz que entraba por las ventanas, y que me había cegado por unos instantes... ¿¡ventanas!?

Sí, ventanas, estaba en lo que parecía una pequeña casita de aspecto hogareño, y al momento recordé todo de golpe. Empecé a temblar como un flan mientras me intentaba levantar de la robusta cama en la que me encontraba, pero al poner un pie en el suelo un dolor intenso llegó a mi cabeza y me dejé caer otra vez sobre el colchón.

La casa era bien pequeña y tenía pocos muebles. Constaba de una cama en la esquina donde me encontraba, un armario al lado de color blanco, una mesa en el centro con un par de sillas, una especie de cocinilla con despensa, una estantería y al fondo en una esquina había cinco cajas apiladas con alguna cosa dentro.

Comencé a buscar una salida por todos los rincones pero no había nada más que un par de ventanas demasiado altas y la puerta principal por la que no podría pasar desapercibida.

Quizás si colocaba la mesa debajo de una ventana y ponía una de las cajas del rincón encima...
No creía que pudiese llegar pero por intentar nada perdía, pues era eso o arriesgarme con el dueño de la casa.

Me levanté esta vez con más cuidado, me acerqué sigilosamente a la mesa del centro de la estancia, poco a poco, conseguí arrastrarla hasta una de las ventanas y la coloqué contra la pared.

Busqué hasta dar con la mirada las cajas de la esquina y me dirigí hacia ellas. No estaba segura de que soportaran mi peso pero aún así, saqué los recipientes que contenía una, al parecer una especie de tarros con mermelada, y la llevé costosamente hasta colocarla en la mesa. Ya, claramente se podía decir que yo desde luego no tenía fuerza ni de lejos, cualquiera que tuviera ojos en la cara se daría cuenta, y con la suerte que me acompañaba, no me extrañó que cuando estaba colocándola se me escurriese de las manos y crease un buen alboroto al chocar con la estantería del otro lado tirando uno de los estantes con varios objetos.

Maldije en voz baja mi torpeza y sin pararme a recoger lo que había tirado, volví a colocarla y gracias a una de las sillas subí rápidamente a la mesa, pero cuando iba a subir a la caja oí a alguien insultar a la nada por lo bajo fuera de la cabaña. Me giré para comprobar que no había entrado ese alguien, pero mi suerte no lo quiso así.

Torpemente subí un pié a la caja, pero al subir el siguiente la caja se resbaló y hubiese llegado a caer al suelo si no hubiese sido porque alguien me atrapó en sus brazos antes de que pasara. Definitivamente la suerte no estaba de mi parte.

Cuando abrí los ojos me encontré con otros preciosos de color azul verdoso que me miraban fijamente. Me perdí en ellos unos segundos en los que olvidé de la situación y el lugar en el que me encontraba, hasta que él sonrió y susurró:

-Vuelves a caer en mis brazos por segunda vez en dos días.

Esa nariz, esos labios, ese cabello castaño claro y esos ojos color... aguamarina, me resultaban muy familiares. Estaba segura de haberlos visto alguna vez antes pero, ¿dónde?



PD. MADRE MIA, más de 800 visitas tenemos ya, estoy alucinada O.O, me encanta que os paséis y os lo agradezco mucho, no cambiéis y por favor COMENTAD :)

sábado, 15 de marzo de 2014

Capítulo 2

Hola, que tal lectores, siento no prometer mi fecha porque dije que lo subiría el sábado, pero escribiendo se me ha pasado la hora y ya es domingo :). Cuando sea más pronto, he decidido que subiré una entrada, pero no se de qué, quizás me decida a subir el siguiente capítulo, pero si no es así os diré cuando. Estos días, que son puente, intentaré subir todos, no prometo nada, y eso, que aquí tenéis el capítulo dos, y ya me voy a dormir que me muero de sueño, buenas noches :)

Lentamente me levanté pegada al árbol y todos mis músculos se tensaron cuando volví a oír las fuertes pisadas. Me quedé quieta en el lugar con todos mis sentidos alerta, no podía defenderme, pues no llevaba nada encima con lo que intentarlo, pero quizá pudiera salir corriendo de ahí antes de que me hiciera nada. Huir, estos últimos momentos de mi vida solo se resumían a eso, salir corriendo del peligro, pero no podía hacer otra cosa.

Sigilosamente asomé la cabeza por un lado y me quedé esperando. A lo lejos vi una figura, no se veía bien con las luces del amanecer pero estaba segura de que era una figura humana. Una sensación de pánico recorrió mi cuerpo y noté como mi rostro palidecía. No sabía que hacer, si intentaba huir me localizaría y si me quedaba aquí parada acabaría por encontrarme también, así que lo único que se me ocurrió fue intentar pasar desapercibida, ocultarme hasta que se fuera. Organicé mis opciones y, sinceramente, ninguna me gustaba, todas incluían una parte que podía fallar, un único fallo y todo acabaría, sin embargo, no tenía otra salida.

Me giré hacia el árbol y tragué saliva, ¿podría lograr llegar hasta arriba? Eso me valía, o acabaría en manos de aquel hombre. Coloqué las manos en lo que me podía servir como punto de apoyo y con ayuda de los pies comencé a subir por el tronco. La corteza áspera y dura del árbol arañaba mi piel, pero yo no sentía dolor, solo ansia de estar ya a salvo en lo alto.

Cuanto más subía más imposible me parecía la idea de conseguir estar a salvo en la copa del árbol. Apoyándome en una frágil rama conseguí erguirme y eché una mirada hacia el suelo, tremendo error.

El suelo parecía estar a millones de kilómetros por debajo mío y no recordaba haber subido tanto. Me sentí mareada y, dando un pequeño traspiés, caí rápidamente hacia el abismo que me separaba del suelo.

El miedo invadió mi cuerpo y grité sin pararme a pensar las consecuencias, un grito que seguramente hiciera despertar a todos los animales que se encontraran dentro de aquel bosque.

La caída no fue como hubiese esperado, no noté el duro suelo bajo mi espalda, más bien fue algo blando. Y solo conseguí sacar en claro un último pensamiento antes de caer en un profundo sueño,
me había encontrado...

viernes, 14 de marzo de 2014

Capítulo 1

Chicos, otra vez más os veo, pero esta vez si que cumplo con mi promesa. Se que algunos llevabais esperando este capítulo con impaciencia, tú ya sabes quien eres, don impaciente, que hay que saber esperar. Pues lo dicho, que aquí lo tenéis, mañana subiré el siguiente y por favor COMENTAD.

Corría. Corría sin destino mientras las ramas de los árboles arañaban la pálida y sensible piel que no llegaba a cubrir esa especie de capa negra que me había dado antes de salir. Estaba sin aliento, pero no podía dejar de correr, al menos ahora no. Tenía miedo de parar y no poder seguir, de derrumbarme totalmente y dejar que acabaran con mi vida en poco tiempo. El terror que había sentido hacía escasos minutos, aún me helaba la sangre y me hacía correr como nunca antes lo había hecho. Así que eso hacía, no paraba ni a mirar los rasguños que aparecían sobre mi preciosa piel blanca como la nieve.

Me sentía ligera como el aire a pesar de que mi vestido debía de pesar varios kilos y la capa otros tantos. Esta me cubría entera, solo sobresalían mis pies al correr, y al ser de color negro me mimetizaba con el oscuro paisaje del bosque que me rodeaba. La oscuridad de aquella noche fría y húmeda de verano se cernía sobre mí y me dificultaba la huida de aquel horrible lugar. No pensaba en que haría después, si pararía o no, o si siquiera saldría con vida de allí; solo en el presente, ese que me decía que me alejara lo más lejos posible hacia la nada.

Estuve corriendo varias horas, que a mi me parecieron días, con ligeros cambios de velocidad, hasta que no pude más. Me apoyé en el tronco de un grueso árbol y me deslicé hasta quedar sentada en el suelo. Cuando estuve más calmada decidí concederme un descanso y gracias al cansancio poco a poco caí rendida a los pies del gran árbol.

Un haz de luz se coló entre los árboles y me hizo abrir los ojos. Poco a poco acabé situándome y recordé la noche anterior, pero no sentí nada. No me creía capaz de ser tan fuerte como me estaba mostrando, aún no había derramado ninguna lágrima y no parecía que fuese a llorar ahí.

Un ruido a mi izquierda me sacó de mis pensamientos y vi una pequeña ardilla que trepaba hasta lo alto del árbol. Involuntariamente esbocé una sonrisa y por un pequeño instante me pareció que podía estar segura en el bosque, hasta que oí otro ruido, algo se aproximaba a mí.

No sabía quién o qué era, pero de lo que estaba segura era de que esta vez no sería una ardilla inofensiva. No tendría tanta suerte...

miércoles, 12 de marzo de 2014

HOLA

Perdón, perdón, perdón, perdón... ¡PERDOOOON! Jope, siento mucho el retraso, es que mis padres me habían castigado sin móvil y sin ordenador, y no podía subir nada. Pero, (por fin) ya me lo han quitado (el castigo) :)
Supongo que os preguntaréis, ¿y por eso está así de alterada pidiendo perdón? Y es que prometí que subiría capítulo pero no lo voy a hacer :S, no me odiéis por favor ^^. En cambio, para compensaros lo subiré este viernes sin falta y el siguiente el sábado, o sea que por mi retraso de unos días ganáis dos capítulos, os quejaréis...
Bueno, a lo que voy, no os quería poner una entrada tan sosa como solo palabrería (aun no) para explicaros por qué no cumplí mi fecha de publicación, así que os dejo dos canciones para si queréis escucharlas:

-Esta primera es la versión que sacaron Santana y Juanes de La Flaca, canción de Jarabe de Palo, hace ya varios días.



 



-Esta canción quizás la habéis oído ya, pero ya hasta hace unos días no, y la pongo porque me gustó mucho, y a demás también quiero hacer una referencia a esas cuatro preciosas personas que me la enseñaron ya que la tocan en piano. Porque ya os haré una entrada dedicada a vosotras chicas, que os quiero mucho María, Marina, Inés y sobre todo a ti Ángela :)

Y ahora al final de esta entrada quiero agradecer a los tres seguidores (Aitana, Inma y Marta) y a los anónimos que siguen mi blog aunque aún no haya puesto el primer capítulo como prometí ;) que ya hemos superado las 200 visitas, ya casi llegan a 250 ¡¡VAMOS!!

Y con esto me despido, hasta el viernes :)








viernes, 7 de marzo de 2014

Prólogo


Buenooo chicos, no podia esperar hasta mañana así que aquí os dejo el prólogo (se que es un poco corto, perdón), intentaré subir este fin de semana el primer capítulo, no prometo nada pero si no es este finde será al comienzo de la semana. Que paséis unos buenos carnavales y feliz viernes :)
¿Qué pasaría si perdieses todo en unos segundos? ¿Si todo tu mundo se desmoronara completamente y solo quedases en pie tú? ¿Qué harías si tuvieses que apañártelas solo y no te quedara otra que huir a un lugar totalmente desconocido?

La princesa Ayla, tras haber esquivado a la muerte, se ve obligada a huir de su hogar sin ningún rumbo concreto. Se obliga a dejarlo todo atrás y a adentrarse en un bosque en un intento de salvarlo todo. En su viaje a lo desconocido, conocerá a tres personas que cambiarán la vida de la joven princesa en diferentes sentidos.

Os invitaría a acompañarla, pero el caso es, ¿querréis?
 
-Pat-





lunes, 3 de marzo de 2014

Bienvenidos

Bueno, hoy me estreno en blogger, soy nueva en esto (aunque he leído muchos blogs y me hago a la idea) pero en fin, ESTRENO BLOOG y me gustaría que me leyeseis y tal, porque me gusta mucho escribir, aunque creo que no viviré de ello, lo tomo como un hobby. Se que quizás creáis que soy un poco pequeña ya que solamente tengo 13 años, pero si gusto a alguien, aunque sea una preciosa personita, yo soy feliz, que no cuesta nada (o eso creo) pasarse por mi blog y leer aunque sea un capítulo y comentar, eso sí que os lo pido pliis, si os gusta un capítulo dejad vuestro comentario, o si no os gusta también, que sigo en edad de aprender, aunque nunca es tarde :)
Pues eso, solo os pido diez minutitos para que os paséis por mi blog y si os gusta os podréis quedar el tiempo que queráis que sois todos bienvenidos
Un beso y a ver si consigo algún seguidor:
-Pat-