viernes, 21 de marzo de 2014

Capítulo 3

HOLA, lo siento, lo siento, lo siento, lo sientooooo...
Ya sabéis supongo, que me retrasé lo suyo con la fecha de publicación, pero lo reconozco y podéis matarme (aunque espero que NO lo hagáis ya que tengo que seguir con la historia...), bueno, si queréis hacerlo con vuestros comentarios, os dejaré (POR FAVOR NO LO HAGÁIS) pero lo aguantaré (NO PODRÉ SOPORTARLO) y seré fuerte (MENTIRA).
En fin, ya me he disculpado (quizás no lo necesario...) y os dejo el tercer capítulo, que sepáis que no os he abandonado solo que he estado muy ocupada y me han surgido cosas importantes, ahora que aprobecho para decir que el sábado no estaré (o sea mañana...), pero intentaré leer los comentarios lo más pronto posible (QUE ESPERO QUE HAYA) y ya, ya, ya, os traigo el capítulo.
Besos:
-Pat-

Lentamente abrí los ojos, que parecían pesar como el doble de lo que eran, y enseguida los volví a cerrar, pues ya era bien entrado el día por lo que daba a entender la luz que entraba por las ventanas, y que me había cegado por unos instantes... ¿¡ventanas!?

Sí, ventanas, estaba en lo que parecía una pequeña casita de aspecto hogareño, y al momento recordé todo de golpe. Empecé a temblar como un flan mientras me intentaba levantar de la robusta cama en la que me encontraba, pero al poner un pie en el suelo un dolor intenso llegó a mi cabeza y me dejé caer otra vez sobre el colchón.

La casa era bien pequeña y tenía pocos muebles. Constaba de una cama en la esquina donde me encontraba, un armario al lado de color blanco, una mesa en el centro con un par de sillas, una especie de cocinilla con despensa, una estantería y al fondo en una esquina había cinco cajas apiladas con alguna cosa dentro.

Comencé a buscar una salida por todos los rincones pero no había nada más que un par de ventanas demasiado altas y la puerta principal por la que no podría pasar desapercibida.

Quizás si colocaba la mesa debajo de una ventana y ponía una de las cajas del rincón encima...
No creía que pudiese llegar pero por intentar nada perdía, pues era eso o arriesgarme con el dueño de la casa.

Me levanté esta vez con más cuidado, me acerqué sigilosamente a la mesa del centro de la estancia, poco a poco, conseguí arrastrarla hasta una de las ventanas y la coloqué contra la pared.

Busqué hasta dar con la mirada las cajas de la esquina y me dirigí hacia ellas. No estaba segura de que soportaran mi peso pero aún así, saqué los recipientes que contenía una, al parecer una especie de tarros con mermelada, y la llevé costosamente hasta colocarla en la mesa. Ya, claramente se podía decir que yo desde luego no tenía fuerza ni de lejos, cualquiera que tuviera ojos en la cara se daría cuenta, y con la suerte que me acompañaba, no me extrañó que cuando estaba colocándola se me escurriese de las manos y crease un buen alboroto al chocar con la estantería del otro lado tirando uno de los estantes con varios objetos.

Maldije en voz baja mi torpeza y sin pararme a recoger lo que había tirado, volví a colocarla y gracias a una de las sillas subí rápidamente a la mesa, pero cuando iba a subir a la caja oí a alguien insultar a la nada por lo bajo fuera de la cabaña. Me giré para comprobar que no había entrado ese alguien, pero mi suerte no lo quiso así.

Torpemente subí un pié a la caja, pero al subir el siguiente la caja se resbaló y hubiese llegado a caer al suelo si no hubiese sido porque alguien me atrapó en sus brazos antes de que pasara. Definitivamente la suerte no estaba de mi parte.

Cuando abrí los ojos me encontré con otros preciosos de color azul verdoso que me miraban fijamente. Me perdí en ellos unos segundos en los que olvidé de la situación y el lugar en el que me encontraba, hasta que él sonrió y susurró:

-Vuelves a caer en mis brazos por segunda vez en dos días.

Esa nariz, esos labios, ese cabello castaño claro y esos ojos color... aguamarina, me resultaban muy familiares. Estaba segura de haberlos visto alguna vez antes pero, ¿dónde?



PD. MADRE MIA, más de 800 visitas tenemos ya, estoy alucinada O.O, me encanta que os paséis y os lo agradezco mucho, no cambiéis y por favor COMENTAD :)

4 comentarios:

  1. Justo en la parte más interesante ! Con este final, no nos puedes hacer esperar mucho tiempo, definitivamente no puedes!!
    Estoy deseando saber ya, YA, quien es esa persona que le resulta tan familiar.
    Un beso.
    Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prometo no haceros esperar así que espero que el miércoles lo tenga... Y respecto a esa persona, como que seguro que ya sabéis que tiene mucho que ver en la historia... ¡tampoco puedo adelantaros mucho! Y en fin, que estoy segurísima que para el miércoles ya esta que a demás tapoco tendré que estudiar, que ya se acabaron para mi la época de exámenes, (que ya hacía falta...) por parte de la segunda evaluación y podré subir.
      Nos veremos dentro de nada por aquí...
      Un besazo:
      -Pat-

      Eliminar
  2. "Todos los amantes que se abrazaron con plenitud en el ancho mundo, que se abrazarán y se abrazan son la misma clara pareja: son Adán y Eva" J.L.B
    Cuando me he topado con este antiguo poema me ha venido a la mente instantáneamente Ayla pero me tendré que esperar a capítulos posteriores si es verdad o no.

    Un adicto a tu blog más conocido como Gonzalo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jope Gzl, cada día me sorprendes más, no se de donde sacas tanto poema, supongo de algún libro, pero queda genial por mis comentarios. Me encanta leer vuestras opiniones que aunque sé que os cuesta ee listillos, por lo menos los agradezco :)
      Respecto a lo otro, si, te tendrás que esperar, porque quizá andes equivocado...
      No puedo decir nada más, (en este caso escribir..) asi que cierro mi bocota y ya dejo de soltar spoilers... Jajajaja, en verdad espero no hacer eso :P
      Besos:
      -Pat-

      Eliminar